Tuesday, 26 March 2013

Primer proceso de creación automática de ORCIDs a nivel institucional


  Con fecha 25 de marzo se ha realizado desde la Universidad de Oviedo (UniOvi) el primer ensayo exitoso de creación automática de ORCIDs para autores institucionales desde la Biblioteca. El proceso consistió en la ingestión de una modesta primera tanda de 10 ficheros XML de autores UniOvi en la API de ORCID en producción. Como resultado de este proceso se crearon 9 perfiles ORCID, y un décimo fue identificado como un potencial duplicado y se reportó como tal al administrador. A continuación se ofrece una breve descripción del proceso que condujo a este resultado.



El proceso

Tras un intenso esfuerzo de difusión de ORCID en el país, la Universidad de Oviedo devino el pasado mes de diciembre el primer miembro institucional de ORCID en España. Una vez firmado el acuerdo con ORCID, UniOvi decidió que serían la Biblioteca y su Jefe del Servicio de Información Bibliográfica María Luisa Alvarez de Toledo las responsables de la adopción institucional de ORCID en la Universidad. Además de apoyarse en el servicio de soporte técnico de ORCID – muchas gracias a Catalina Oyler en este sentido – la Biblioteca UniOvi decidió contar también con el apoyo de GrandIR para este propósito. GrandIR había organizado la sesión técnica sobre ORCID el anterior mes de septiembre y estaba muy involucrada en la difusión y la adopción de ORCID, de modo que esta colaboración se perfilaba como una buena oportunidad para poner a trabajar los conocimientos adquiridos en el proceso.

El primer paso en el camino hacia la adopción institucional de ORCID por parte de UniOvi fue definir una estrategia para la creación institucional de ORCIDs y su implantación en los sistemas de gestión de la información científica de la Universidad. La Biblioteca UniOvi mantiene un registro de todos los autores institucionales en una tabla en la que figuran también sus firmas más frecuentes e identificadores tales como ScopusID o ResearcherID – que con frecuencia son asimismo gestionados directamente desde la Biblioteca. Esta tabla se empleó para generar ficheros XML de los autores UniOvi listos para introducir en la API de ORCID.

A continuación se realizó una etapa de testeo: a partir de los ficheros XML se generó una serie de perfiles ORCID de prueba desde la línea de comandos del entorno de pruebas OAuth de ORCID. Estos ensayos fueron exitosos y permitieron testear la configuración particular de los XMLs en aspectos tales como la codificación de caracteres o el uso de caracteres especiales característicos de la lengua española. Sin embargo, la necesidad de operar desde la línea de comandos hacia que la creación de los perfiles ORCID resultara un proceso muy lento, que podía valer para crear ORCIDs para unos pocos autores, pero no para la generación de perfiles para el conjunto de autores de la institución. Se decidió entonces desarrollar una aplicación que permitiera crear ORCIDs de manera automática para un gran número de autores, tarea que se encomendó a GrandIR. Unas semanas después el primer prototipo estaba disponible para realizar pruebas 'en real' sobre el entorno de producción de ORCID. Estas pruebas arrojaron como resultado la introducción de 10 ficheros XML de autores UniOvi en la API de ORCID y la creación automática de 9 nuevos perfiles ORCID. La mayor parte de estos perfiles se encuentra aún pendiente de ser reclamada por los autores - y de hecho el ritmo de reclamación de los perfiles es uno de los aspectos que la Biblioteca está monitorizando antes de planificar ulteriores estrategias de difusión de ORCID a nivel interno.



Los retos

A lo largo del proceso que ha llevado a la creación automática de ORCIDs se ha resuelto toda una serie de retos. El principal entre ellos se deriva de ser la Universidad de Oviedo la primera institución en el mundo que ha realizado la mayor parte de los procesos, desde solicitar y utilizar sus credenciales de usuario hasta aprender a manejar las APIs de ORCID. El hecho de que ORCID se encuentre aun en un estado relativamente temprano de desarrollo también supuso una dificultad en algunos momentos, dado que ocasionalmente implicaba colaborar directamente con ORCID en la definición del procedimiento para realizar determinados procesos. Finalmente, la necesidad de apoyarse en un único servicio de soporte técnico de ORCID con su horario temporal específico fue asimismo una de las consecuencias del papel pionero adoptado por la Universidad.

Uno de los grandes retos que afronto la Biblioteca UniOvi – uno que sera además relativamente frecuente en otras instituciones – fue la falta de soporte técnico interno específico para la tarea. Esta dificultad se pudo superar no obstante gracias al apoyo proporcionado tanto por ORCID como por GrandIR.

Dos son los ámbitos adicionales en los que existen aún retos por resolver antes de lograr una adopción amplia de ORCID en la Universidad. El primero de estos ámbitos es cultural, y conlleva implicar a los autores en el proceso de reclamación, alimentación y utilización de sus ORCIDs. Esto debería basarse en buena medida en la definición y difusión de bunas prácticas. El otro ámbito en el que quedan retos por resolver es el técnico: en primer lugar hace falta un procedimiento para identificar con garantías los potenciales duplicados y posiblemente para fusionar perfiles ORCID creados sobre direcciones de correo diferentes de un mismo autor. Además de esto, la Biblioteca desearía contar con los permisos necesarios para poder mantener los perfiles ORCID de nueva creación y para ser capaz por ejemplo de reclamar publicaciones en nombre de los autores. Estas son áreas en las que ORCID está desarrollando su trabajo en este momento, y a medio plazo se podrá contar con las funcionalidades necesarias para abordar estos retos.

El resultado

El principal resultado del proceso hasta ahora ha sido el intento, tan exitoso como modesto, de crear automáticamente perfiles ORCID para unos pocos autores UniOvi desde la Biblioteca. Sin embargo, una vez que se han creado los primeros ORCIDs, extender su cobertura hasta abarcar la totalidad de los autores UniOvi no supone grandes retos técnicos. Además de esto, el éxito preliminar en la identificación de duplicados por parte de la aplicación para la creación automática de ORCIDs supone un primer paso en la definición de criterios que permitan asegurar la detección de potenciales duplicados como parte del proceso de creación automática de ORCIDs. La Biblioteca tiene ahora la oportunidad de examinar el proceso de reclamación de ORCIDs por parte de los autores – junto a la ocasión de proporcionar feedback durante el proceso, por ejemplo sugiriendo la posibilidad de permitir una personalización del mensaje de bienvenida por parte de la institución miembro a través de un panel de opciones que permita seleccionar el idioma en que se recibe el mensaje de bienvenida. Por otro lado la Biblioteca está ya diseñando estrategias institucionales de difusión, incluyendo una breve Guía de Reclamación de ORCIDs para los autores y un sitio web institucional que ofrezca una introducción a ORCID y un resumen de sus principales beneficios para los autores y para la Universidad. Todos estos contenidos deberían ser en buena medida reutilizables por las instituciones que se unan a ORCID de ahora en adelante.

El camino pendiente

Los siguientes pasos a dar para completar el trabajo son en primer lugar extender este desarrollo piloto hasta proporcionar cobertura a todos los autores UniOvi. Una vez que se logre esto, debe desarrollarse una estrategia para implantar los nuevos ORCIDs en los sistemas institucionales, comenzando con el repositorio institucional RUO. La implantación de ORCID en el repositorio debería suponer un medio para atraer a los autores hacia él y asegurarse de que aquellos autores que aún no han depositado ningún trabajo en el repositorio se percaten de los servicios de valor añadido que éste puede proporcionarles.

Finalmente, una buena parte de las tareas pendientes pertenece al ámbito de la difusión: desde la Biblioteca se pretende promover una serie de buenas prácticas para el uso de los ORCIDs por parte de los autores institucionales. Además de esto, una vez que se complete el proceso, la Biblioteca está también interesada en difundir las buenas prácticas para la adopción institucional de ORCID a través de un canal más riguroso que un mero post, por lo demás el medio más rápido para dar a conocer y compartir los progresos realizados.

1 comment:

Ema Susanti said...
This comment has been removed by a blog administrator.